sábado, 21 de febrero de 2009

Mito de Etana

Este mito se superpone a un mito acerca de un águila y una serpiente que viven en el mismo árbol en el cual el águila asesina a los hijos de la serpiente y es castigada por los dioses que ayudan a la serpiente a vengarse, de forma que el águila permanece en un profundo agujero, con las alas rotas, muriéndose de hambre, cuando el mito termina y enlaza con el de Etana.
Etana era un rey sin descendencia, por lo que deseaba encontrar una planta mágica que se permitiría asegurar su descendencia y por lo tanto un heredero.
Había suplicado a Shamash (el mismo dios que había condenado al águila) que le ayudara a encontrar la planta. Shamsh decidió indicarle donde podía encontrar al animal herido y Etana fue en su busca y cuando lo encuentra pasa varios meses alimentando y enseñando a volar de nuevo al pájaro. Cuando lo consigue el águila da vueltas alrededor de la montaña pero no encuentra la planta. Etana decide subirse a las espaldas del águila y ambos remontan el vuelo, pero después de subir a gran altura Etana tiene miedo y pide que le dejen en el suelo. Lo vuelve a intentar y sube de nuevo a espaldas del pájaro llegando hasta el cielo de Anu.
Aunque el final del mito se ha perdido suponemos que consiguió la planta pues a Etana lo sucede su Balih.

1 comentario:

  1. Me parece que seria bueno incluir la bibliográfica. este mito yo lo leí en un libro de fondo de cultura económica que se titula cuentos del mundo. el final es un poco diferente en este libro.

    ResponderEliminar

Datos personales